A principios del mes de agosto nos entro en el despacho un proyecto de interiorismo en un piso en una finca de principios del siglo XX, en pleno centro del Eixample de Barcelona. Durante años, esta vivienda había sido despacho, había pasado por varias manos y estaba lleno de cables informáticos, colores sin sentido,… resumiendo, un desastre, pero bajo esa horrible apariencia se escondía un tesoro, que había estado protegido todo este tiempo por en pavimento de parque flotante que tenia encima. Al arrancar un trozo de esta suelo descubrimos, con gran alegría, que debajo había mosaico nolla, y para colmo, en super buen estado de conservación. Este descubrimiento, hizo que nos replanteáramos la totalidad del proyecto, ahora gira en torno a la conservación de este tesoro y de sacarle el máximo partido. Que juegue el papel protagonista de esta historia.

Cuando dices «un piso del Eixample» te viene a la mente ciertas características, techos altos y artesonado, suelos de mosaico nolla o hidráulico, pisos grandes, balconeras con persianas de librillo, ventanas con contraventanas, estancias grandes, pasillos anchos, galerías a interior de manzana,… Forma parte de la cultura de tu ciudad y es historia, es patrimonio cultural,… son un conjunto de elementos, edificios, distribución urbanística, característica de nuestra ciudad, y es importante conservarlo siempre que sea posible. Los lugares te hablan, se comunican contigo y te dicen mira que tengo para ti, a ver que eres capaz de hacer con estos que tengo.
 
Ya iréis viendo por Instagram y por la web como va evolucionando este proyecto, que ha sido un regalo, tengo más de 15 años de experiencia y nunca había encontrado un piso donde el 90% un pavimento, de este tipo, estuviera en tan

buen estado.

Bueno os dejo, espero que os haya gustado y que os provoque curiosidad. Dentro de unos días os contaré más cosas…
Saludos,
 
Ana

Pin It on Pinterest

Share This